La Marcha de los Pingüinos

Para este finde que, al menos en la Argentina, pinta bastente feo a nivel climático, nada mejor que un buen documental.

Y La Marcha de los Pinguinos (La Marche de l´empereur, Francia 2005) cumple con esa regla.

Este impresionante filme, dirigido por Luc Jacquet nos trasporta al hábitat del pingüino emperador.

En el océano, este animal potente pero de movimientos fluidos es capaz de surgir de las profundidades del océano como un torpedo, patinar ágilmente sobre el hielo y volver a levantarse para alzarse sobre sus patas.

Pero una vez en pie, este ave de andar torpe está siempre a merced del menor obstáculo. Pero, ¿cuál fue el motivo de que este extraño pájaro nadador abandonara el agua helada en la que se deslizaba con tanta gracia? El motivo es uno solo, primordial, esencial: la supervivencia de su propia especie. Pero en la Antártida hay pocos sitios para elegir, porque, en invierno, en un perímetro de cien a doscientos kilómetros alrededor del continente, el mar se congela.

Al norte el mar helado, el océano y su alimento. Al sur la banquisa, desértica pero estable. Entre los dos está el pingüino emperador, andando. Andando a lo largo de cientos de kilómetros de invierno y de peligros. Andando el interminable camino que separa el alimento de su hambriento retoño. “La marcha del pinguino” narra esta epopeya de manera espectacular, y por eso se ganó muy merecidamente varios premios a lo largo del mundo, incluído el Oscar al Mejor Documental del año.

Anuncios

4 pensamientos en “La Marcha de los Pingüinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s