Aerosmith, puro Rock & Roll

aerosmith2007

El domingo tuve la oportunidad de ver por segunda vez en mi vida a mi banda de rock favorita: Aerosmith.

Poco me importó haber llegado cuando uno de los grosos teloneros, Evanescence, ya había empezado a tocar, como consecuencia de haberme quedado en casa viendo Boca-River.

Sin embargo, a pesar de haber ingresado al campo a las 19:30, tenía un objetivo: llegar a la valla, a un metro del escenario.

Ese objetivo lo logré cuando terminaron los chicos de Evanescence, a eso de las 20:45, a fuerza de codazos, empujones y hombrazos. Sabía que si no llegaba a la reja antes del comienzo de los heavy Velvet Revolver, mi objetivo no iba a ser conseguido.

Sin embargo, todavía faltaba lo mejor: En uno de los temas de los ex Guns ´n Roses, el enorme Slash se acercó a tocar cerca del sector donde me ubicaba yo. Un detalle: sin lentes, Slash pierde su encanto de guitarrista y parece el mecánico de la vuelta de casa. Pero con la guitarra en sus manos el tipo es uno de los mejores del mundo.

slash pañueloY la primera gran emoción de la noche llegó cuando al mismísimo Slash se le ocurrió arrojar uno de sus emblemáticos pañuelos al público. Mi mano se estiró, casi sin ganas, y sin saber hasta ese entonces que era lo que había arrojado en enrrulado violero. Para mi sorpresa, apenas sentí algo en mi mano, cerré el puño inmediatamente. ¡Y ahí estaba! ¡El emblemático pañuelo de Slash en mi mano! (ver foto).

Después de esa primera emoción, me dediqué a esperar lo mejor de la noche: Aerosmith en vivo en Argentina. Parece mentira que ya hayan pasado más de 13 años de aquél 18 de noviembre de 1994, cuando vi por primera vez en vivo a los Toxic Twins.

Se hicieron desear, pero poco después de las 23 se apagaron las luces y empezaron los inconfundibles acordes de “Love in an Elevator”, mientras Steven Tyler y Joe Perry comenzaban a hacerse dueños del escenario, demostrando que aún a los casi 60 (si, sesenta) años siguen siendo Rock Stars las 24 horas.

Me sorprendieron varias cosas del show. Primero, seguramente lo más importante, el excelente repertorio que eligieron. Seguramente se repitieron muchos temas de aquélla visita del ´94. Pero la gente quiere eso. La gente quiere hits. Y vaya si lo son Cryin´, Jaded, Janie´s Got a Gun, Sweet Emotion, Crazy, Livin´ on the Edge, I don´t want to miss a thing y Dude, Looks like a Lady, entre otros.

En segundo lugar, la impecable performance de la banda. En vivo, Aerosmith sigue sonando como en el disco. Esto es algo que me había sorprendido mucho en el ´94, y esta vez volvieron a lograrlo. Uno a veces piensa: estos tipos ya están de vuelta, tal vez no se rompan la garganta en cada tema. Pero no, Tyler grita como si fuera su último recital en cada tema, llega a los agudos como siempre y hace suspirar a todas las mujeres cuando, literalmente, se come la armónica y la toca como él solo sabe hacerla sonar, o cuando “mueve la colita” cada vez más huesuda y menos carnosa, pero a quién le importa.

Lo de Joe Perry es sencillamente espectacular. El tipo parece no envejecer nunca, y más allá de algún que otro estiramiento que seguramente se hizo en la cara, tiene un lomo trabajado que es envidiable. Y ni que hablar de sus cualidades como guitarrista. El tipo la toca con las dos manos, de espaldas, en el piso, arrodillado, la tira al piso y le pega con la camisa (!) y hasta se acuesta en la batería y se la deja tocar a Joey Kramer con sus palillos, para delirio de todos.

Se nota a leguas que el propio Joey Kramer en la bata, Brad Whitford con la segunda guitarra y Tom Hamilton e cargo del bajo son grandes músicos. Y en ellos sí se nota el paso de la edad en sus figuras. Como me dijo un flaco cerca mío en el campo: “Brad parece mi abuelo”. Y razón no le faltaba mientras veíamos a ese señor mayor tocando la guitarra.

De repente, todo se terminó. Y si bien volvieron al escenario para tocar ese himno llamado “Walk this Way”, infaltable en cada recital de Aerosmith, me quedé con ganas de escuchar más, a pesar de los considerados 17 temas.

Ahora resta esperar que se me vayan todos los moretones que me quedaron, producto de los codazos y empujones que sufrí, y que Aerosmith vuelva a la Argentina en menos tiempo que 13 interminables años.

por Pablo Lisotto

Para revivir algo, con poca calidad de imagen y buen sonido:

Livin´ on the edge:

Jaded:

Dude, Looks like a Lady!:

Anuncios

2 pensamientos en “Aerosmith, puro Rock & Roll

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s