Mundo Manu, la biografía de Ginóbili

Los periodistas Andrés Pando (egresado Deportea 1995) y Germán Beder publicaron su primer libro, titulado Mundo Manu.

Con prólogo de Juan Pablo Varsky, Mundo Manu es una biografía que reconstruye la exitosa carrera de Emanuel Ginóbili con anécdotas y testimonios de todos los que lo rodearon en su camino a la fama. Desde Bahía Blanca a Japón, pasando por La Rioja, Reggio Calabria, Bologna, Indianápolis, Atenas y San Antonio, el relato sintetiza el vertiginoso crecimiento del bahiense y la magnitud de sus logros en cada lugar en el que estuvo.

A modo de anticipo, las anécdotas de Manu relacionadas con los rivales de primera fase del Mundial de Japón:

  • El día del sorteo en Tokio, a la una de la mañana en San Antonio, se puso en la computadora al mismo tiempo que Sergio Hernández en Olavarría para conocer uno a uno a los rivales del grupo. “Ahora vamos a tener que ganarle a Tony Parker”, le dijo al Oveja por chat cuando los abanicos anunciaron que el campeón olímpico enfrentaba a Francia en el debut.
  • Esta es la primera visita de Manu a Asia, pero en Líbano lo siguen hace rato. “Es uno de los más conocidos en nuestro país. Lo seguimos en la NBA por televisión”, asegura Joe Vogel, pivote estadounidense de origen y con padre libanés.
  • En el Sudamericano Sub 22 del 96 en Vitoria, su debut absoluto con la camiseta argentina, Venezuela fue el primer rival. Y el bahiense hizo 19 puntos. “Me sorprendió en ese partido, porque entró desde el banco y se cargó el equipo al hombro. Me acuerdo de su desparpajo, tiros y penetraciones. Desde ese momento tuvo un crecimiento espectacular”, cuenta Rubén Magnano, técnico de ese equipo y en el oro olímpico.
  • Su debut en el Mundial de Grecia 98 fue en la victoria sobre Nigeria, con siete puntos y una volcada tremenda, después elegida como la mejor jugada del torneo. “Siempre se tuvo confianza. Era un caradura”, recuerda Alejandro Montecchia, compañero en esa Selección y también en el Reggio Calabria italiano.
  • Imposible olvidar la definición ante Serbia y Montenegro en el comienzo de los Juegos Olímpicos, cuando recibió la pelota a dos décimas del final y ganó el partido con un tiro milagroso. “Fue el mejor de mi vida. Un zapato”, explicó Manu más tarde. La definición de Montecchia se llevó los aplausos: “Me sentí como Héctor Enrique cuando le dio la pelota a Maradona en el 86, en el segundo gol a Inglaterra, porque Manu ya es de la talla de Diego”.

Muy ameno y recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s